Campo fértil

Ganadería de precisión para comedores inteligentes

La tecnología de precisión ya es una realidad en el sistema agrícola, y en la ganadería  ya está pisando fuerte.

Ricardo Garro, del INTA Anguil, forma parte del equipo que desarrolló los comederos inteligentes con tecnología nacional de alto impacto en el manejo individual de los animales de rodeo. Mediante videoconferencia desde Australia, desarrolló una disertación, la cual explicó durante el 17º Curso Internacional de Agricultura y Ganadería de Precisión.

Para el experto, la tecnología cambió y cambia todo lo que hacemos, tanto nuestra vida personal como en nuestro trabajo. “Podemos ver que tan rápido cambió, si pensamos que en el 2005 en la Plaza San Pedro, cuando Benedicto asumió como Papa, prácticamente no había teléfonos celulares en esa oportunidad. En el 2013, en la asunción de Francisco, había muy pocas personas que no usaban el celular”, describió.

Ese dato, señaló, nos dice lo rápido que cambió la situación y qué se puede esperar para el 2020. “Y también podemos atrevernos a imaginar cómo los dispositivos estarán conectados para el 2020 y de qué manera afectará nuestra vida cotidiana y manera de trabajar”.

 

Comederos inteligentes

 

En 2008 había más dispositivos conectados a Internet que personas en el mundo, y se proyecta que para 2020 cada persona tendrá conectado a Internet 7 dispositivos entre teléfono, aire acondicionado, televisor y diferentes cosas que se usan en nuestra vida cotidiana, generando información y facilitando nuestro día a día.

“[…] Bajo ese concepto, que en el mundo lo llama ‘Internet de las cosas’, formado por todo aquello que puede estar conectado a Internet y generar información, hemos desarrollado los comederos inteligentes”, explicó.

Garro informó que estos determinan el consumo individual de cada animal, y según explicó, Tandil ha construido 8 comederos distribuidos en dos corrales. Con ellos, se lleva una evaluación de consumo de 43 toros, pues cada comedero lleva una antena que lee las caravanas electrónicas, y cada toro tiene una caravana con número único; entonces, cuando el animal mete la cabeza para comer, la antena lo identifica y una balanza pesa el alimento que consumirá, de tal manera que se podrá tener un registro de lo que consumirá mientras su estancia en el comedero.

En función de ello, se pueden calcular los consumos acumulados de cada animal y enviar dicha información a una computadora central ubicada en los comederos. Si se dispone de conexión a Internet, la misma computadora envía la información a un servidor para que sea almacenada, procesada y con ella generar más información. Básicamente, el sistema recolecta información de diferentes comederos y poder mostrarlos de manera organizada.

A manera de ejemplo, se puede mencionar que uno de los informes que pueden brindar es referido a un animal determinado, cómo fueron sus cambios de peso a medida que fue consumiendo alimentos.

Fuente: Clarín

Acerca del autor

Michelle Cosme

Michelle Cosme

Escritora y adulta en proceso, amante de las letras, el cacao y el arte; colaboradora entusiasta de medios digitales y maratonista... de series.

Creadora literaria millennial, haciendo de las letras un estilo de vida; para ella la literatura y el café tienen la misma esencia.

Agregar Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario