Líderes

Cuando vi nacer un becerro todos tan “¡ay que bonito!”, ¿y yo?

¡Bienvenido al mundo becerrito!

¿Ya leyeron “Mortales en el mundo de la ganadería”? Tienen que hacerlo.

¿Les ha pasado que llega la noche, empiezan viendo un tutorial de cómo cambiar el mundo de la ganadería y terminan con un vídeo de un perrito haciendo cualquier cosa? Algo así fue mi primer encuentro con el nacimiento de un becerro.

Soy de esas personas que lee los comentarios antes de ver un video, vi varios que decían: “ay que bonito”, “impresionante”, “increíble”, así, hasta que se les acaben los calificativos para decir que no me lo podía perder, al menos así lo interprete.

Vamos a verlo:  

¡Oh sorpresa!, se me olvidó lo bonito que había leído cuando vi cómo la vaca expulsaba al nuevo ser: primero las patas delanteras y la cabeza, poco a poco el resto del cuerpo; no pude pensar más que: “debo esperar la parte bonita del vídeo”, de momento sólo era sangre, más sangre, y qué sé yo qué más era.

Para eso se debe tener estómago, y no porque sea asqueroso sino porque en algo sí coincido, es IMPRESIONANTE. Ahora entiendo porque en los partos los padres terminan por desmayarse, no debe ser nada fácil.

Sí, llegó la parte bonita, la mamá vaca busca a su becerrito, lo limpia, abren los ojos, los primeros pasos del ternero, eso sí está chulo. ¿Qué si ya lo he visto en vivo y a todo color? ¡No! Y debe ser toda una experiencia.

Ganaderos Modernos, síganos en nuestras redes y cuéntenos su experiencia en este tema y porqué no, la vivimos juntos.

 

Les puede interesar: ¿Tendencias o derechos animales? de Michelle Cosme

Acerca del autor

Daniela Valdez

Daniela Valdez

Cronista de closet inmersa en las redes sociales: su memeteca la respalda.
Licenciada en Relaciones Comerciales por convicción, de humor ácido e ideas libres.

Agregar Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario